Hanectica - textos fáciles en español
Última actualización:
3.10.2017 10:28:47
Copyright © Hanectica
Todos los derechos reservados.
¡Bienvenidos! > La familia García > Candela

Candela

Tres correos electrónicos

Hola Ana:

¿Qué has hecho hoy? Seguramente has estado en la escuela. Yo en cambio me he quedado en casa. Es que estoy con gripe. Me duelen todas las partes del cuerpo. Me siento muy cansada, porque no he dormido mucho. Me he despertado ya a las seis, y me he levantado a las siete menos cuarto. ¡Tan temprano! ¿Por qué no puedo dormir?

Por la mañana he leído un poco de inglés. Es que tenemos un examen el jueves. No sé todavía si puedo ir al cole pasado mañana. Estoy tan enferma.

He bebido mucho té con limón y comido dos tostadas con mermelada de naranja, pero no tengo hambre. Sólo quisiera dormir, dormir, dormir...

Por cierto, ¿recuerdas a Enrique? Es el chico madrileño, con quién he bailado en la discoteca de la escuela toda la noche. Le he escrito a él dos e-mails y enviado tres mensajes, pero no he recibido nada de él. Después de la discoteca he pensado que le gusto. Pero ahora no entiendo nada. Los chicos son raros. A lo mejor sólo ha jugado conmigo. Odio a Enrique.

Estoy hecha polvo. Creo que me acuesto. Escribo algo más después de descansar o mañana.

Un beso,

Candela




Querida Candela:


Lo siento por que tienes gripe. Pero yo también estoy con gripe. ¡Qué coincidencia! Casi todas mis amigas tienen gripe. El otoño es así. No hay remedio.

Sí, recuerdo a Enrique. Pues... sabes, no me ha gustado nada. He pensado ya en la discoteca, que es arrogante y antipático. No debes pensar en él ya. En Ávila hay muchos chicos muy simpáticos para ti.

¿Qué piensas hacer dentro de dos semanas? ¿El fin de semana? Voy a ir allí. ¿Puedo vivir en tu casa de viernes a domingo? Podemos pasar tiempo juntas y hacer algo estupendo. ¿Qué piensas?

Un abrazo,

Ana




Hola Ana:

Eres una amiga muy querida. Muy buena idea que vienes a Ávila. Puedes dormir en la cama de Marta, por que vive con su novio y ya no duerme aquí. 

Un beso,

Candela



(Escrito el primero de noviembre de dos mil nueve)